La Sabiduría de tu Cuerpo

“Si practicamos la ciencia del yoga, útil para toda la comunidad humana y que confiere felicidad tanto aquí como en el más allá- Si la practicamos sin faltas, entonces obtendremos felicidad física, mental y espiritual, y nuestras mentes fluirán hacia el Ser.” Sri K. Pattabhi Jois.

Occidente ha descubierto en la práctica de #yoga lo que la tradición India ha conocido y en la que se ha basado durante miles de años: la #mente y el cuerpo están íntimamente conectados. De hecho, son un continuo. El cuerpo puede verse como la expresión física de la mente y el espíritu. Por lo tanto, cuando piensa y actúa de manera habitual, los patrones de pensamiento echan raíces en la mente y se traducen en condiciones físicas en el cuerpo. El estrés crónico, los patrones de alimentación poco saludables, problemas cardiovasculares, pobre función inmune, sentimientos de ansiedad y muchas otras afecciones asociadas con nuestro estilo de vida moderno se pueden tratar y curar con la práctica regular de yoga. Las posturas de yoga trabajan para cambiar literalmente los patrones establecidos de la mente, reemplazando las redes y vías negativas en el cerebro con patrones saludables y felices.


Las posturas de yoga te dan la oportunidad de acceder a lo espiritual a través de lo físico. Este proceso hace posible que practicantes dedicados indaguen dentro de sí mismos, purificando y alcanzando un despertar del ser.

Cada asana presenta una oportunidad para sanar el cuerpo y entrenar la mente; a través de la práctica, los yoguis desarrollan una forma más profunda de vivir, sintonizada con el ser y el actuar. El yoga es un santuario donde aprendes a escuchar a tu cuerpo.


La quietud enfocada del yoga te abre un espacio para apreciar la verdadera naturaleza de tu mente. Cuando su capacidad de escucha está refinada a su máximo, puede escuchar directamente a su alma y buscar su guía constante.


Prestar atención cuidadosamente y sentir el cuerpo internamente les permite a los practicantes de yoga una oportunidad diaria de reflexión al sintonizar esta alineación con sus acciones en la vida diaria. La sabiduría del cuerpo reside en su veracidad, y la sabiduría del yogui radica en su disposición a escuchar el sentido (a veces superior) de su cuerpo. Aprender a caminar por una cuerda floja, delicada, entre una guía interior saludable y viejos hábitos destructivos que son difíciles de cambiar.


A nivel emocional y psicológico, las posturas de yoga aumentan la conciencia de cada parte del cuerpo. Junto con el beneficio físico puro asociado a esta mayor conciencia, también se acumulan numerosos beneficios mentales y emocionales.


El cuerpo físico está estrechamente relacionado con la mente subconsciente. Cuando observas en profundidad las zonas “dormidas” de tu cuerpo, descubres que éste es, en sí mismo, un reservorio de viejos recuerdos, emociones y hábitos. Los Samskaras, o patrones de hábitos negativos del cuerpo y la mente, se arraigan en el cuerpo y las posturas de yoga te obligan a ir directamente a la fuente del antiguo patrón de hábito y enfrentar el miedo, la tristeza, la ira u otras emociones traumáticas. Con la práctica del yoga, puedes eliminar viejos bloqueos mentales y psicológicos que se han arraigado profundamente en tu cuerpo sutil.


El yoga te libera del pasado y te abre la mente a un futuro más claro y brillante.




Bibliografía: Breath, Pose and Gaze de Kino MG

0 views

Acompaña nuestra práctica