Historia y Filosofia India | Parte I


La filosofía #india se basa en las enseñanzas de los Vedas, una abundante y antigua colección de libros #sagrados, escritos en prosa y en verso, recopilados (según la tradición) por el sabio Vyāsa. La literatura védica es sumamente vasta, aun cuando muchos de sus textos se hayan perdido con el paso de los siglos. Los Vedas son considerados literatura revelada, aunque no en el sentido de la revelación de un Dios personal al ser humano. Se considera que los Vedas no tienen autor, ni humano ni divino, sino que existen desde toda la eternidad revelándose periódicamente a los ṛṣis, o videntes, al comienzo de cada proceso creativo del #universo.


Los Upaniṣads ocupan la parte final de los Vedas y, aun cuando estos libros no formen un sistema único de pensamiento, encontramos en ellos el germen de las futuras escuelas de la #filosofía india. En ellos se puede apreciar una evolución hacia el concepto de un Ser supremo único con el cual el ser humano trata de unirse a través del conocimiento. El término Upaniṣad significa “el acto de sentarse al lado” y se refiere a la doctrina esotérica que se adquiere al escuchar directamente del maestro #espiritual las doctrinas secretas o reveladas exclusivamente a los sabios. Los Upaniṣads difieren considerablemente unos de otros en lo que se refiere al contenido y al modo de presentar los temas, pero en general intentan establecer el sentido místico de los Vedas. Muchos de ellos consideran en forma de diálogo temas como la naturaleza del ser individual, la relación entre el cuerpo, la mente y el Yo, la naturaleza del conocimiento y de la #verdad, la salvación y los distintos caminos para alcanzarla.


En los Upaniṣads encontramos las mismas preguntas apremiantes acerca del origen del mundo y su relación con el #Ser Supremo que encontramos en las grandes filosofías de la antigüedad. En los más antiguos se observa la convicción general de que detrás de todo el cambio y movimiento del mundo exterior, existe una realidad inmutable e idéntica con la esencia de este ser humano. El universo creado no es un producto de la nada, sino que es una proyección o emanación del Ser Supremo. Se ve un ejemplo claro de estas preguntas apremiantes para el ser humano en el primer verso del Śvetāśvatara Upaniṣad:


«Trae aquí el fruto de aquel árbol nyagrodha». «Aquí lo tiene, Venerable Señor». «Rómpelo». «Ya está roto, Venerable Señor.» «¿Qué ves allí?» «Unas semillas especialmente selectas, Venerable Señor.» «De todas estas semillas, por favor, rompe una.» «Está rota, Venerable Señor.» «¿Qué ves allí?» «Absolutamente nada, Venerable Señor.»

Luego le dijo, «Mi querido, aquella esencia sutil que tu no percibes, en verdad, es a partir de ella que el gran árbol nyagrodha existe. Créeme mi querido. Aquello que es la esencia sutil, es el Ser de todo el universo. Eso es la verdad. Eso es el Ser. Eso eres tú Śvetaketu.» «Por favor, Venerable Señor, enséñeme aún más.» «Pues así lo haré, mi querido», le dijo. (Chāndogya Upaniṣad)


Brahman está presente en todas partes, pero reside en nuestros corazones. El alma conoce el Ser supremo cuando descubre la identidad que existe entre uno mismo y Brahman.




El Curso completo a cargo de Sebastián Berrittella se ofrecera el sábado 29 de febrero de 2020 en Govinda Yoga Studio


94 vistas

Acompaña nuestra práctica