Todo fenómeno del universo es sólo una fase de movimiento táttvico. #Tattva es #vibración, es mi propia consciencia actuando sobre el éter, invisible pero real. Tattva es mi deseo de crear formas, vibra de determinada manera para que este sea aire y de otra para que sea fuego o agua, y la más lenta para generar tierra. Es la vibración del éter capaz de producir la manifestación visible de un determinado tipo de energía.


Tattvas y los cinco sentidos humanos


En nuestro interior también existen los Tattvas. Como es arriba es abajo, como es afuera es adentro, cualquier elemento que sea encontrado en la constitución del universo infinito también se encontrará en el cuerpo humano. Nosotros somos un microcosmos del Cosmos entero. Los constituyentes de nuestros cuerpos individuales son idénticos a aquellos que existen en el universo. Nuestra personalidad depende de cuál de los cinco elementos densos predomina en nuestra naturaleza.


En nuestro interior se relacionan con nuestros cinco sentidos, por ejemplo: la luz que percibimos con nuestros ojos es la materialización del Tattva Tejas, produce en el cuerpo físico el fuego de la digestión, el hambre, la sed, la temperatura, etc. Es responsable de la percepción del color y la forma a través de la vista.


El Tattva Apas, que es el elemento agua, aparece en el cuerpo como materia líquida, controlando todos los fluidos y posibilitando el sentido del gusto. Su interés es enorme, pues los fluidos son los captadores de los ritmos cósmicos, que a su vez dirigen todos nuestros biorritmos. Así, en cada célula, la luna regula la imperceptible danza de los ritmos vitales.


El sentido del tacto es la materialización del Tattva Vayu que se relaciona con el aire. Los yoguis saben que el aire capta y transporta energía (prana), que nuestra vitalidad depende de esa energía. El átomo de oxígeno del aire puede estar ionizado, “cargado de energía” y mediante las técnicas de yoga aprendemos a controlar el prana y aumentar nuestra vitalidad. Los ambientes cerrados, las oficinas con aire acondicionado y edificios socavan la vitalidad y provocan diversos desórdenes ya que carecen de prana.


Prithvi se relaciona con el elemento tierra. El olor que llega a través de la nariz es su cualidad predominante. En oposición a Vayu, trae estabilidad y permanencia en cada aspecto físico y mental.

En el sonido se plasma el Tattva Akasha. Es el más sutil de los Tattvas; todo lo penetra sin tener movimiento, todo está en total vacío; su vibración no puede ser percibida por los sentidos externos.


Los cinco maestros del universo

El misterio de la creación y el misterio de nuestros cuerpos se puede explicar en términos de los Tattvas. Existe una historia en los Shastras acerca de la interacción de estos elementos cósmicos:


Había un sadhak (practicante espiritual) que aprendía en sus viajes de cada maestro con el que se encontraba. Sus primeros cinco maestros fueron los Tattvas en el universo: Madre Tierra, el viento, el cielo, el mar y las estrellas.


Primero aprendió de Madre Tierra la lección del perdón, puesto que, aún cuando el hombre la llena de contaminación y desperdicios, ella le devuelve alimentos y minerales sin los cuales no podría sobrevivir. Él aprendió que, a pesar de todo abuso, crítica y negatividad recibidos desde el exterior, debía brindar su poder espiritual, su conocimiento y su perdón sincero.

Luego conoció al Viento. Este le enseñó el desapego. Constantemente, el Viento debía estar en movimiento para alcanzar a tantas almas como fuera posible. Además, el Viento es sutil, no es perceptible al ojo. El sadhak aprendió que sus maneras deben ser sutiles, para que sean percibidas más sin ser vistas. Él debe ser un místico, que viva en las profundidades del espíritu, no en la superficie de la existencia.

El Cielo, que todo lo abarca, le enseñó a mantenerse puro e inmaculado y le enseñó la sutileza. El éter es el elemento más sutil de los cinco elementos densos. De la misma manera, el Ser también es sutil. Las nubes del cielo únicamente parecen colorearlo, pero el cielo siempre es azul. Al igual que el alma, la suciedad de esta vida no puede mancharla.

El mar le enseñó a progresar continuamente y nunca estacarse. Le enseñó a lavar y purificar a todos aquellos que tocara. Con sus olas y con sus mareas, sadhak aprendió a fluir en cada situación y emoción.

Las estrellas fueron su quinto maestro. Brillan en la oscuridad, como el Fuego. Un sadhak debe quemar las impurezas de las personas que llegan a él con iluminación espiritual. El fuego aleja el frío y proporciona calidez y calor. Así también el sadhak debe alejar el miedo de la gente y el temor de la ignorancia, y darles aliento y consuelo espiritual.

Él se convirtió en el más grande de los maestros porque relacionó sus esencias inconscientes, sus cinco elementos, con estos cinco maestros del universo.





Bibliografía

  • El Poder de los Tattwas (Japortelas)

  • Tantra, el culto de lo femenino (Lysebeth)

  • Tattwa Suddhi (Bihar School of Yoga)

  • Conferencia de Yogi Bhajan, 1973


Cómo tus sonidos favoritos pueden elevarte y calmarte en tiempos de incertidumbre, además de una lista de mantras para aliviar el estrés y calmar la mente.

La música afecta todo el cerebro”, dijo el Dr. Jonathan Burdette, MD, radiólogo y profesor de la Escuela de Medicina Wake Forest en Winston-Salem, Carolina del Norte. "Afecta a muchas conexiones neuronales".

La música es mucho más que una experiencia auditiva; también afecta tu sistema motor, que controla el movimiento físico, la memoria cognitiva, las emociones y la respuesta al estrés.

Burdette explicó que escuchar música que disfrutas puede impactar positivamente en tu Red Neuronal por Defecto (RND), una red cerebral a gran escala que influye en el pensamiento errante y autorreferencial. Algunas investigaciones han demostrado que la disminución de la actividad en su RND en realidad puede mejorar la cognición y reducir el pensamiento reflexivo, que es un síntoma común de depresión y ansiedad.

En la propia investigación de Burdette, estudió cómo los cerebros de los sujetos respondían al escuchar tres tipos de música: canciones que amaban, canciones sobre las que se sentían neutrales y canciones que no disfrutaban. Luego grabó los efectos de cada tipo de canción en la RND a través de escáner cerebral.

Los hallazgos fueron claros. Escuchar música que amamos, especialmente música que evoca recuerdos positivos de nuestra infancia y juventud, altera la conexión entre muchas áreas diferentes en nuestras RND, lo que nos hace sentir bien.

"Uno de los factores de estrés en este momento es el futuro incierto", dijo Burdette. “Pero la música te permite atravesarlo. Es un vínculo entre nuestro pasado, presente y futuro ... Nos permite saber quiénes somos. Nos da autoconciencia y nos ayuda a conocer nuestro lugar en el mundo ".

Receta del médico: escuchar música

¿Te sientes ansioso y abrumado? Burdette recomienda escuchar su música favorita, especialmente la música que amabas entre los 10 y los 30 años, que fue un período de intenso desarrollo cerebral y actividad hormonal. Es por eso que la música de nuestro pasado nos pone nostálgicos y emocionales, y por qué la terapia para pacientes con Alzheimer a menudo incluye tocar música de su adolescencia y edad adulta.

Mantras Sanadores

Muchos, pero no todos, de estos mantras provienen de la práctica del Kundalini Yoga. Otras canciones están en inglés, pero me consuelan durante estos tiempos inciertos. Si un cierto mantra resuena con vos, intenta meditar en Postura Fácil (Sukhasana), con las manos descansando cómodamente sobre tus rodillas o sosteniendo un mudra a tu elección, mientras lo escuchas. Si te ayuda, haz unos minutos de Respiración Cuadrada (Sama Vritti Pranayama) para bajar a tierra y centrarte antes de comenzar.

Para relajarse antes de dormir, intenta elevar las piernas contra la pared durante 15-20 minutos mientras escucha una música pacífica o una canción de la lista de mantras a continuación. Para sentirte aún más relajado, toma un baño caliente antes de hacer esta pose.

Mahamrityunjaya Mantra

También conocido como el mantra Tryambakam, este querido mantra es un verso del Rigveda, una colección de antiguos himnos védicos. A veces descrito como un "mantra conquistador de la muerte", es beneficioso para la salud mental, emocional y física.

Ajai Alai

Escrito por Guru Gobind Singh, el santo guerrero, el último de los 10 gurús del linaje sij, este mantra activa tus chakras superiores para darte el poder de salir de la depresión y la ira, disolviendo todos los desafíos y borrando el miedo.

Humee Hum Tumee Tum Wahe Guru

Este mantra celebra la "unidad", recordándonos que todos estamos conectados a la fuente y entre nosotros. Si te sentis aislado y desconectado de los demás, intenta escuchar este mantra.

Ra Ma Da Sa Sa Say So Hung

El mejor mantra de sanación en Kundalini Yoga, "Ra ma da sa sa say so hung" aprovecha la energía del sol, la luna, la tierra y el infinito para traer la sanación a ti mismo y a los demás. Imagina proyectar la energía de este mantra a aquellos que actualmente padecen COVID-19.

hare Krishna

Conocido como el Maha Mantra (gran mantra), el popular mantra Hare Krishna es del Vaishnava Upanishad. Contiene los tres nombres sánscritos del Ser Supremo: Hare, Krishna y Rama (a diferencia del hinduismo tradicional, el movimiento Hare Krishna es monoteísta). Use este mantra para despertar el alma y unirse con Dios.

Jai Te Gung

También escrito por el décimo Sikh Guru, Gobind Singh, se dice que este mantra elimina la negatividad e ilumina la oscuridad.

Guru Ram Das

Conocido como el "mantra milagroso" en Kundalini Yoga, este mantra canaliza a Guru Ram Das, el cuarto del linaje de los gurús sij. Se sabe que abre el corazón y trae curación.

Sat Narayan

Este es un mantra para la paz interior. Te ayudará a encontrar un estado de no resistencia para que puedas recibir bendiciones del universo.

Esta es una de mis recetas favoritas y la que me piden una y otra vez cada vez que llevo este budín a Govinda Yoga. La receta la aprendí de Juliana Lopez May (cuando iba a tomar clases porque no cocinaba ni fideos) y la fui adaptando cada vez más a mis gustos y preferencias de alimentación. Es súper fácil y rápida y vos también podés hacer los ajustes que te gusten más!


Ingredientes:

250gr azúcar mascabo

1 cucharada de bicarbonato

1 cucharadas de polvo para hornear

1 pizca de sal

400 gr de harina integral orgánica

150 gr de nueves picadas (o los frutos secos que tengas)

4 bananas

½ taza de aceite de coco

esencia de vainilla


Opcional:

pepitas de chocolate amargo

baño de chocolate








Antes de comenzar, encendemos el horno a 180°C y preparamos un molde de budín inglés. Colocamos todos los ingredientes secos en un bowl y mezclamos con cuchara de madera. En la procesadora colocamos los ingredientes húmedos y mezclamos bien. Cuando está integrado, agregamos las bananas para no procesarlas tanto y que queden pedacitos que te puedas encontrar una vez cocido. Llevamos esta mezcla al bowl con los ingredientes secos y unimos con la cuchara de madera (si queres podes mantrear mientras revolves, ese es el ingrediente secreto). Colocamos en el molde y llevamos al horno moderado durante 40 a 50 minutos.


Espero que con esta receta hagas feliz a muchas personas! A mi me funciona!



Acompaña nuestra práctica